El proyecto de Muru Inchi se enfoca en la expansión comercial de una variedad amazónica de maní, conocida científicamente como Arachis hypogaea L. El plan se ejecutará con dos aliados de Fundación Runa: la comunidad Puni Katona, especialmente con el grupo de mujeres involucradas con el maní; así como con la asociación Tsatsayaku, ambos ubicados en la provincia de Napo en Ecuador.

Jenny Grefa

Para perfeccionar el proyecto se han realizado tres reuniones estratégicas, la primera se llevó a cabo el 15 de junio de 2017 con mujeres miembros del grupo de maní en Puni Katona. Allí se expuso la organización del grupo, la potencial expansión de cultivos de maní y también las lecciones aprendidas por parte de las agricultoras para mejorar la producción de Muru Inchi. Para Jenny Grefa, una mujer productora de maní, la producción de leguminosas es beneficiosa para la comunidad: “antes del maní no tenía nada. El maní es un buen proyecto, lo podemos vender”.

 

De manera general, el proyecto busca hacer frente a la problemática que Jenny Grefa destacó: la carencia de posibilidades. Especialmente, las condiciones de vida que las comunidades amazónicas encaran día a día: ingresos económicos bajos, ingesta insuficiente de nutrientes por falta de recursos económicos y dificultad de acceso debido a la ubicación geográfica. Por lo que el proyecto de Muru Inchi representa un beneficio latente en ámbitos esenciales para más de 100 familias de distintas comunidades de Puni Katona y la asociación Tsatsayaku, permitiéndoles aumentar sus ingresos económicos a través de la expansión comercial del maní.

 

El 15 de junio de 2017 se llevó a cabo una segunda reunión con los representantes de la asociación Tsatsayaku para analizar la posibilidad de utilizar parte del su  premio social de Comercio Justo obtenido por la venta de guayusa, para adquirir semillas de maní e insumos básicos para la siembra de Muru Inchi. Uno de los requisitos del proyecto es que la asociación Tsatsayaku compre las semillas del grupo de mujeres de Puni Katona que trabajan con Muru Inchi. De esta manera, ambos aliados se beneficiarán y se podrá satisfacer la producción mínima que el comprador extranjero requiere.

 

El 28 de junio de 2017 tuvo lugar una tercera reunión con los coordinadores de la asociación Tsatsayaku y la presidenta del grupo de mujeres de Puni Katona, donde se abordaron temas sobre la producción de maní, la cadena de valor, los insumos y los mercados potenciales de Muru Inchi. Asimismo, cada representante entregó una lista de los socios interesados en sembrar pequeñas parcelas de maní.

 

Cabe destacar que todavía restan varios elementos que deben desarrollarse para concretar el proyecto de Muru Inchi, entre ellos: asistir a una reunión el 11 de julio de 2017 en el centro de acopio de la asociación Tsatsayaku para discutir los detalles del financiamiento a través del premio social, determinar cuántos socios sembrarán Muru Inchi en sus parcelas y definir los insumos que cada agricultor recibirá.

 

Camila Cabrera

Summer 2017

Leave a Reply