Después de veinte minutos en un camino lleno de piedras y con la vista más preciosa a la cordiller de los andes cubierta de selva, llegamos a el pueblo de Puna Ishpingo. Ishpingo es el árbol amazónico que produce un aroma similar al de la canela comercial. Se preguntarán, bueno que tiene de especial esta canela amazónica ? Lo mismo me preguntaba yo hasta que llegamos a un árbol de 15 años de edad y el agricultor cortó un pedazo de la corteza del árbol para que lo oliéramos. El certificador orgánico, Ian y yo nos quedamos completamente embriagados con el olor. A diferencia de la canela comercial, el Ishpingo tiene una fragancia muy sutil y dulce que captura tus sentidos y te deja queriendo más.


El certificador orgánico conversó con varios productores, haciéndoles preguntas acerca de sus métodos de cultivo, prácticas agrarias, uso de pesticidas y más. A lo que ellos contestaron con orgullo y satisfacción de ser voceros de la conservación de la selva al utilizar sólo prácticas naturales. Árboles de Ishpingo, Guayusa, y Cacao todos convivían en el mismo ecosistema. En el suelo plantas rastreras y papa china eran la prueba viviente de que en esas tierras nunca se había aplicado algún producto químico. Las palabras del agricultor se reflejaban en su chakra, el inspector satisfecho de encontrar coherencia entre el entrevistado y el ambiente junto manos con él y firmaron papeles como símbolo de una colaboración exitosa. Para finalizar la visita no me resistía a dejar el árbol de Ishpingo y su dulce olor, así que compré dos árboles a los agricultores con la esperanza de que estos crezcan en mi jardín.

Isabela Mascaró

Spring, 2017.

Leave a Reply